Idioma:

Una de las fechas más esperadas del año son, sin duda, las vacaciones. Son momentos para disfrutar, evadirnos del estrés y conocer otros rincones del mundo, aunque en aquellos hogares en los que se convive con una mascota también es un momento en el que surgen mil y una dudas antes de partir o incluso para decidir el destino. ¿La podemos llevar con nosotros? ¿Aguantará bien el viaje? Y si no nos acompaña, ¿quién la cuidará? ¿Qué precauciones debemos seguir para garantizar su seguridad y bienestar? Con las vacaciones de Semana Santa tan cerca y las de verano a la vuelta de la esquina, Kiwoko, la mayor cadena de tiendas de animales de España, nos cuenta qué debemos tener en cuenta a la hora de organizar un viaje con una mascota en casa.

Si viene con nosotros…

Si hemos decidido disfrutar de unas vacaciones con nuestra mascota es porque sabemos que su carácter no será un problema durante el viaje y el veterinario le ha hecho un reconocimiento médico para revisar que su salud lo permite. En ese caso, ¡hagamos las maletas! – Asegúrate de llevar comida de sobra para tu mascota: quizá en la ciudad de destino no tengan su marca de pienso y no es recomendable cambiarle la comida durante el viaje. Tampoco olvides sus objetos favoritos: cuenco, cama, correa, collar y juguetes, así como bolsas para sus necesidades, productos de aseo, un kit de primeros auxilios y cualquier medicamento que pueda necesitar. Por supuesto, ¡no olvides llevar agua fresca!

¿En coche, en tren o en avión? Si vas en tu vehículo, es vital que el viaje transcurra con la máxima seguridad tanto para ti como para el animal: evita que llegue al conductor durante el trayecto utilizando un transportín, una reja separadora si es un perro de gran tamaño para acomodarlo en el maletero o un arnés para ir sujeto al cinturón de seguridad. Si el viaje es en tren o en avión, asegúrate de que revisas con la aerolínea o Renfe las condiciones para poder llevar a tu mascota contigo, y cuenta con el transportín para llevar a tu mascota en cualquiera de los dos casos.

Los animales también se marean en los desplazamientos en vehículos. En algunos casos los perros u otros animales llevan muy mal el viaje en coche y constituye un sufrimiento para sus dueños. Cuando el animal sube al automóvil y se inicia el trayecto, ya comienza a vomitar. Para esto hay soluciones. En primer lugar, familiarizar al perro con el vehículo, pues debe sentirse cómodo en el coche con el motor parado. Otra acción que funciona es subir y bajar al animal al automóvil repetidas veces, hasta que se tranquilice y se dé cuenta que no pasa nada. Pero hay otras cuestiones, y una importante es el alimento. Hay que evitar que el animal coma al menos cinco horas antes de iniciar la ruta.

Busca alojamientos pet-friendly: infórmate con antelación sobre qué políticas de mascotas hay en los alojamientos de destino o incluso durante el camino para asegurarte que tu peludo será tan bien recibido como en tu propia casa.

Si no viaja

Si por cualquier motivo tu mascota no puede viajar o prefieres que se quede en casa, no te preocupes: en este mundo de economía colaborativa están surgiendo una serie de apps y servicios para cuidar a tu mascota mientras estás fuera. Recuerda que es indispensable que te asegures de que tu mascota está donde quiere estar durante tu ausencia, que estará cómodo conviviendo con este nuevo humano en su vida y con la mascota o mascotas que ya viven en las casas de los amantes de los animales. Para los que quieran la opción más tradicional, las residencias caninas son una buena opción para que nuestros mejores amigos estén bien atendidos en nuestra ausencia. Simplemente, antes de decantarte por una, mira, compara e investiga con tiempo para asegurarte que las condiciones son las mejores para tu mascota y que estará bien cuidado hasta tu regreso.

¿VIAJARAS A BARCELONA?

Entradas Port Aventura

SAGRADA FAMILIA + PARK GÜELL

BARCELONA DÍA COMPLETO

COSTA BRAVA 8 HORAS

MONTSERRAT POR LA MAÑANA

TOUR TAPAS BARCELONA

¿TIENE ALGUNA CONSULTA?